Hormigón Reciclado: dos décadas de investigaciones en el LEMIT<p class = "resumen">El hormigón reciclado tiene como finalidad reemplazar los recursos naturales por agregados que se desechan. Esta es una experiencia más de “Reciclaje en la Provincia”</p>
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Hormigón Reciclado: dos décadas de investigaciones en el LEMIT

El hormigón reciclado tiene como finalidad reemplazar los recursos naturales por agregados que se desechan. Esta es una experiencia más de “Reciclaje en la Provincia”

  • Entrada publicada:31 mayo, 2021

“La producción de hormigón requiere de la explotación y procesamiento de grandes cantidades de recursos naturales no renovables. Los materiales básicos que componen el hormigón (arena y piedra) representan alrededor del 75% del total”, explicó Claudio Zega investigador del CONICET en el Laboratorio de Entrenamiento Multidisciplinario para la Investigación Tecnológica, centro de investigación de la CIC. Por este motivo, desde hace 20 años el LEMIT estudia las propiedades de los agregados reciclados en busca de lograr una industria del hormigón más sustentable.

El hormigón reciclado sustituye los agregados naturales por agregados reciclados. Esto es: el material granular que surge de la trituración de hormigones de desecho provenientes de la demolición de estructuras y pavimentos fuera de servicio.

Claudio Zega, investigador del CONICET en el LEMIT

“Si bien esta práctica es habitual en países desarrollados, donde existe el marco legal para su adecuada implementación; en Argentina, el uso de los agregados reciclados no adquiere aún el nivel de desarrollo esperado”, aseguró Zega. 

¿Cuáles son los beneficios ambientales y económicos?

“Desde el punto de vista ambiental se hace uso de un residuo, el cual de otro modo es destinado (inadecuadamente) al relleno de terrenos bajos o depositado en sitios no habilitados, vertido en terrenos baldíos o incluso directamente a la vera de caminos poco transitados”, afirmó el experto.

Esto no es todo. Además, existe un enorme impacto visual que generan las canteras desde donde se extraen los agregados naturales. “Adquiere una importancia relevante en aquellos casos en que las mismas se encuentran emplazadas en zonas turísticas o próximas a centros urbanos”, puntualizó el investigador.

En cuanto a lo económico, el empleo de hormigón reciclado disminuye costos de transporte.  “En zonas distantes de las canteras de producción de agregados naturales, como es el caso de la ciudad de La Plata y del AMBA, deben ser transportados desde distancias de 300-400 km. Los agregados reciclados, en cambio, provienen de la demolición de estructuras que son generados en las mismas zonas urbanas”, explicó.

¿El reciclado afecta la calidad del hormigón? “Si son utilizados en obras civiles (edificios, pavimentos etc.) en porcentajes máximos del orden del 20% las propiedades de los hormigones reciclados se mantienen prácticamente invariables. Sin embargo, en estructuras temporarias, para hormigones de limpieza o para elementos de ornamentación y mobiliario urbano, los porcentajes de sustitución de la piedra natural podrían llegar a alcanzar el 100%, contribuyendo así en mayor medida con la sustentabilidad del medio ambiente”, cerró Zega.