You are currently viewing Se publicó un manual destinado a implementar prácticas mineras sustentables en ambientes dunarios<p class = "resumen">El trabajo propone mejorar la actividad minera productora de áridos. Contempla los aspectos físicos, biológicos, económicos, sociales y culturales, teniendo presente la estructura geo-ecológica de la zona costera. </p>

Se publicó un manual destinado a implementar prácticas mineras sustentables en ambientes dunarios

El trabajo propone mejorar la actividad minera productora de áridos. Contempla los aspectos físicos, biológicos, económicos, sociales y culturales, teniendo presente la estructura geo-ecológica de la zona costera.

  • Entrada publicada:14 julio, 2021

El Instituto de Geología de Costas y del Cuaternario, asociado a la CIC, junto con el Instituto de Investigación Marinas y Costeras (CONICET-Universidad Nacional de Mar del Plata), elaboró un manual de buenas prácticas mineras en ambientes dunarios. El trabajo propone mejorar la actividad minera productora de áridos apostando a un manejo responsable y tomando en cuenta los aspectos físicos, biológicos, económicos, sociales y culturales; teniendo presente la estructura geo-ecológica de la zona costera. También busca contribuir a la toma de decisiones por parte de quienes se encargan de evaluar y ejecutar políticas de desarrollo sostenible dentro de las operaciones mineras. El equipo está compuesto por los investigadores Germán Bértola, Bernardo Taberna, Daniel Antenucci, Fernando Piantanida y José Luis del Río y la investigadora Cecilia Mantecón. 

Los áridos son esenciales para la infraestructura y la construcción urbana: se trata de la materia prima más consumida por las personas después del agua. En Argentina, los áridos provienen de la trituración de rocas cristalinas y la extracción de depósitos sedimentarios de playas, dunas y ríos mientras que, en los municipios costeros, una parte significativa proviene de la explotación de dunas litorales que, a su vez, son el soporte de otras actividades económicas como las turísticas. 

En la actualidad, la relación que hay entre la playa sumergida, la playa emergida y los médanos frontales -que son la primera línea de médanos que existe-, se encuentra en equilibrio. Y si esos tres ambientes dentro de la playa están bien estructurados y funcionando a la vez, la playa sigue un comportamiento natural aunque haya problemas en invierno, en verano o con alguna tormenta. Sin embargo, si se elimina una duna para, por ejemplo, poner un balneario o alguna construcción, automáticamente el equilibrio se pierde.  

Conciencia ambiental

“La extracción de arenas en dunas tiene que realizarse con conciencia ambiental para que, justamente, no se elimine algunos de los tres ambientes, que son tan importantes para que la playa no se destruya”, explicó Germán Bértola, investigador del proyecto. 

Para sacar arena de una playa, se deben seguir las normas ambientales establecidas por el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) y la Dirección Provincial de Minería. En esa línea, el manual se compone de cinco capítulos que proponen y aportan criterios para la explotación de áridos naturales de origen dunario.  Tiene como propósito aportar ideas para que las expropiaciones se lleven a cabo bajo estrategias sustentables y que tanto los municipios como las instituciones mencionadas tengan una herramienta más para caracterizarlas y auditarlas. También caracteriza las formas y estilos de explotación de los áridos, propone diseños para su explotación y sugiere medidas de mitigación ambiental o acciones para el control, restauración, prevención, atenuación y compensación de los impactos ambientales negativos. “La sostenibilidad en minería es un concepto delicado y complejo toda vez que implica la extracción de recursos no renovables o de muy baja renovabilidad”, manifestó el investigador. 

“La sostenibilidad en minería es un concepto delicado y complejo toda vez que implica la extracción de recursos no renovables o de muy baja renovabilidad”

manifestó el investigador

Para que la explotación de esta actividad sea sustentable, hay determinadas prácticas que pueden realizarse y otras que no. “El perfil del médano no es parejo, tiene una cara que va subiendo y otra que es una avalancha y que va del otro lado. Esa avalancha es dónde cae la arena que está siendo transportada. Si la sacas solo de ese lugar, el médano se sigue manteniendo estable porque estás buscando arena que está en tránsito, es decir, voladora. De esta forma no eliminas el médano por completo sino que siempre estás sacando arena en tránsito y no arena apoyada en el piso”, detalló.

Cuestiones a evitar

Los médanos frontales, que se encuentran en contacto con las playas, están libres de vegetación y no pueden ser tocados de ninguna manera porque se genera erosión. Por otra parte, están los médanos ubicados por detrás de esa cadena, que pueden tener gramíneas y juncos. La construcción de ciudades como Villa Gesell o Pinamar se hizo en espacios donde antes había médanos. Los médanos son muy importantes desde el punto de vista ecológico porque además de los juncos y las plantas, hay especies como las lagartijas o los tuco tuco que son roedores que viven ahí.

Por otra parte, los médanos son grandes contenedores de agua dulce y tienen napas freáticas por debajo, algo que en muchos municipios resulta importante ya que el agua para beber es extraída de allí. En este caso, si el médano es eliminado, automáticamente la zona se quedaría sin agua potable. La extracción de médanos sólo debe realizarse en el caso de que lo permitan las leyes de protección de impacto ambiental, teniendo como límite el nivel freático. Si se supera ese nivel, se destruye parte de las napas freáticas, que es otro de los ambientes presentes. 

También deben evitarse cuestiones como la pérdida de aceite de las máquinas con las que trabajan y símiles. “Todo esto es parte del estudio de impacto ambiental con el que todas las empresas deben contar. Un estudio destinado a la parte de medio ambiente de la provincia y otro para minería en donde se explicite que lo que están haciendo es adecuado y que no van a destruir al medio. Nosotros proponemos sistemas de evaluación cuantitativos, para que se pueda llevar adelante como si fuese un cálculo matemático”, agregó Bértola. 

“Todo esto es parte del estudio de impacto ambiental con el que todas las empresas deben contar. Un estudio destinado a la parte de medio ambiente de la provincia y otro para minería en donde se explicite que lo que están haciendo es adecuado y que no van a destruir al medio. Nosotros proponemos sistemas de evaluación cuantitativos, para que se pueda llevar adelante como si fuese un cálculo matemático”, agregó Bértola. 

“El problema que tiene la provincia de Buenos Aires, desde aproximadamente Punta Indio para abajo, es que hace falta arena para construcción y esa arena habitualmente se sacaba de la playa. Actualmente la arena de la playa no se puede extraer por ley porque su extracción genera destrucción de los ambientes, la única alternativa es sacar arena de los médanos que se encuentran por detrás y que de alguna manera están fijados por la vegetación y no intervienen directamente en el desarrollo y equilibrio de la playa”, concluyó.